¿ERES FELIZ?

¿eres-feliz-
RECOMENDACIONES DE LA DOCTORA DESCANSO   “Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una”. François Marie Arouet Voltaire (Escritor y filósofo francés).   Para responder a esta pregunta es necesario antes definir qué se entiende por felicidad y cómo se logra ser feliz. Y es que en general, creemos que la felicidad depende de:  
  • Obtener algo externo
  • Vivir de acuerdo a los valores culturales del momento
  Por lo que este tipo de creencias nos llevan a ir por la vida pensando que, si logramos tener un poco más de dinero, una casa nueva, un coche o uno mejor, un viaje a…, que nuestros hijos sean perfectos y los mejores, la aceptación o admiración de la gente, bajar de peso, vernos más jóvenes, tener un cuerpo más fuerte, etc., entonces sí vamos a ser felices.   No obstante, de esta forma es difícil encontrar la felicidad porque la buscamos en el lugar  inadecuado  (fuera de nosotros, cuando en realidad viene de adentro) y con una actitud equivocada, esperando que nos caiga del cielo y que se mantenga indefinidamente, sin que nosotros nos tengamos que esforzar demasiado.   Entonces, solemos ver la felicidad como un fin o una meta a alcanzar, cuando en realidad es un proceso, algo que se vive día a día y momento a momento. Pensamos que ser felices significa vivir en el éxtasis todo el tiempo y obviamente esto es imposible de lograr.   La alegría es parte de la felicidad, pero ser felices es algo más que estar contentos.   Se puede decir que la gente es feliz cuando logra:
  1. Estar satisfecha con su vida: nuestra satisfacción con la vida está relacionada con nuestras expectativas, logros y autoestima. Cuando percibimos una pequeña distancia entre nuestros logros y nuestros deseos o expectativas, nos sentimos satisfechos y realizados. Cuando la distancia es o nos parece muy grande, solemos sentirnos frustrados y fracasados.
Ahora bien, establecernos expectativas altas pero alcanzables y trabajar adecuadamente para lograrlas, venciendo los obstáculos y manejando los “fracasos” o errores, depende principalmente de nuestra autoestima. De esta manera, si nuestra autoestima es baja, nuestras expectativas resultan demasiado altas e inalcanzables y nuestra insatisfacción muy grande; independientemente de nuestras expectativas, nuestro esfuerzo se verá afectado, desanimándonos ante la primera dificultad.
  1. Percibir en su día a día… más momentos positivos que negativos: en la vida de cualquier persona, existe la alegría y el dolor, situaciones fáciles y difíciles. El problema surge, cuando le damos más importancia a las negativas y vivimos las positivas sin disfrutarlas, ni valorarlas.
  Una persona que sabe ser feliz, disfruta plenamente cada momento de alegría, bienestar, satisfacción o belleza, por simple o pequeño que sea. Y cuando vive una situación dolorosa, la enfrenta con resiliencia, de la mejor forma posible, aprovechando cada situación adversa para salir a flote con mayor sabiduría e impulso. Por otra parte, de acuerdo a su profundidad y duración, podemos hablar de tres niveles de felicidad:
  1. El primero está relacionado con la sensación de bienestar general que tenemos como resultado de vivir momentos placenteros, relacionados con aspectos de la vida diaria como estar con amigos, en una convivencia agradable, disfrutar una película, un buen libro, una comida, etc.
  2. El segundo…un poco más profundo, en cuanto a que nos “metemos” en la actividad que estamos haciendo y todo lo de alrededor deja de existir, lo que nos permite vivir una paz y bienestar muy especial.
  3. El tercer nivel es el que nos proporciona una felicidad más profunda y duradera. Es la felicidad que surge de vivir una vida plena de sentido y significado, dedicada a una causa de ayuda a otras personas. Este nivel es mucho más difícil de alcanzar como forma de vida, pero podemos hacerlo en pequeños momentos, olvidándonos de nosotros mismos, para entregarnos a alguien más.
Cuando nuestra vida tiene un sentido de este tipo, no por el beneficio o reconocimiento que obtenemos, sino por nuestra motivación interna, nuestra felicidad se mantiene a pesar de los problemas y del sufrimiento que encontramos en nuestro camino. Entonces, podríamos definir felicidad, como ese sentimiento de plenitud que logramos cuando:
  • Contactamos con nosotros mismos, con nuestra parte más íntima
  • Llenamos nuestros huecos internos
  • Estamos en armonía con nosotros mismos
  • No nos causa conflicto la relación entre lo que queremos y lo que vivimos
Es decir, cuando nos sentimos a gusto y acompañados, aun estando solos, con un sentimiento de plenitud, bienestar y paz interior, viviendo la satisfacción personal de ser quienes somos. Lo que aunque puede sonar difícil de alcanzar, todos lo hemos experimentado. Son momentos en los que no nos estamos comparando con nadie ni pensando en todo lo que no tenemos. Sino simplemente estamos disfrutando del momento, con una sensación de bienestar y tranquilidad que nos llega desde adentro.  Esto no significa que sólo podemos ser felices si no tenemos problemas. Si nos sentimos bien con nosotros mismos y desarrollamos una actitud adecuada, con gratitud, podemos solucionar los problemas, vivir los momentos dolorosos, aprovecharlos para nuestro crecimiento personal y seguir adelante. Entonces, ¿Qué puedes hacer? Pues empezar por preguntarte: ¿Qué significa para mí ser feliz? ¿Cómo vivo yo mi felicidad? ¿Cuáles son las pequeñas cosas que me dan satisfacción? ¿En qué momentos de mi vida he sido feliz? ¿Qué tipo de situaciones me impiden ser feliz? ¿Qué tipo de pensamientos y preocupaciones limitan mi felicidad?   Finalmente, podemos concluir que somos felices si somos capaces de lograr un equilibrio que supere nuestras  contradicciones y conflictos, sin olvidar que la felicidad es el resultado de una conquista primero sobre nosotros mismos y luego sobre un mundo en el que debemos tener en cuenta no solamente las fuerzas naturales, sino también a la gente que nos rodea. La felicidad consiste en vivir en plena conformidad con el orden enteramente racional del mundo.   Por último, te recuerdo que puedes seguirme como Dra. Descanso ® a cualquiera de mis redes sociales o ingresando a mi blog  http://doctoradescanso.com/ Psic. Alicia D de P Dra. Descanso ® Que sueñes con los angelitos ®   FUENTE: https://www.redalyc.org/pdf/2090/209014642004.pdf https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20170225/42227197969/eres-feliz-que-prueba-que-lo-eres.html http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/felicidad.html https://www.portavoz.com/libros/pdfs/9780825456909.pdf    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *